Un hotel por 4 euros la noche en Osaka

, , Leave a comment

Hoteles en Osaka

Ya lo hemos dicho en otras ocasiones, Japón no es un país tan caro en cuanto a alojamiento como se quiere hacer creer a los turistas del extranjero. Podemos encontrar muchos hoteles económicos si buscamos de manera adecuada, aunque está claro que los lugares de mayor lujo, como en cualquier otro país, no dejan de tener un precio elevado.

Con el objetivo de demostrar que Japón tiene hoteles no solo baratos, sino excesivamente económicos, se ha realizado una investigación en la prensa en la búsqueda del que está reconocido como el hotel más barato de todo el país. Este se trata del Kimiya, un hotel que se encuentra en la ciudad de Osaka, específicamente en la zona de Kamagasaki. No es, ni mucho menos, un lugar demasiado peligroso o algo similar, aspectos que se podrían relacionar con la tarifa reducida del hotel si habláramos de otros países. En Japón la seguridad está extendida por todas las ciudades, por lo que en este sentido no hay ningún tipo de margen de error. Sí hay cierto sentimiento de inseguridad en comparación a la relajación que proporciona Japón en general. Además, la zona de Kamagasaki no ha sido precisamente un destino vacacional ni un barrio de lujo para los turistas. En realidad, la zona fue utilizada en el pasado para dar cobijo a jornaleros. Se les proporcionaba un alojamiento modesto, pero cuyo pago podían afrontar para que de forma diaria las cuentas les resultaran muy beneficiosas.

El precio que proporciona el hotel en cuestión es de solo 500 yens, que al cambio de moneda son unos 4 euros por noche, tirando a lo alto dependiendo del valor de la operación. Si nos planteamos que en el resto de Japón podemos llegar a pagar mucho más por una habitación, si viajamos con el presupuesto muy reducido es posible que este tipo de opción nos acabe por interesar. Eso sí, siempre hay que tener en cuenta que las instalaciones del hotel no son precisamente lujosas. Se puede pagar una tarifa superior que puede aumentar hasta un máximo de 800 yens, lo que significa disponer de una habitación con un poco más de espacio y de televisión. No son grandes lujos, pero quizá nos interese tener una dosis añadida de espacio para dejar nuestras cosas.

Leemos sobre el hotel una serie de precauciones que deberíamos tener en cuenta si pensamos en ahorrar dinero y en alojarnos en un lugar como el Kimiya. Por ejemplo, aunque las habitaciones tienen circuito eléctrico, no están en un estado precisamente reformado. Se proporciona un futón donde dormir, pero no se limpia de forma habitual, lo que implica tener que soportar el olor y el polvo que se haya acumulado a lo largo de los días. El baño es compartido, aunque cuentan los periodistas que han estado que está más limpio de lo que se podría haber imaginado. Hay una cocina compartida, pero posiblemente no queramos preparar en ella ningún tipo de plato. Además, se recomienda dejar todo muy limpio y no tirar nada alrededor, porque se han producido problemas de ratas y desde la administración del hotel no quieren tener roedores corriendo por las instalaciones. También se pide no exagerar en el uso de la cocina y siempre tener mucho cuidado con no quemar nada.

Calles de Osaka

El hotel, por lo tanto, no es precisamente un paraíso. Puede venir bien a los viajeros que quieran tener un lugar donde hospedarse en Osaka de forma temporal y con un precio reducido. Hay varias plantas, se proporcionan zapatillas con las que caminar por dentro del hotel para no utilizar los zapatos y la zona está céntrica, contando además con tiendas cercanas en las que se puede comprar comida preparada para comer o cenar. En los alrededores, como decíamos antes, se respira un ambiente un poco enrarecido y distinto al del resto de Japón, donde la cordialidad es elevada. Aún así, la experiencia de quienes han estado alojados en la zona indica que solo se encontrará problemas quienes los estén buscando o aquellos que molesten a los demás.

La limpieza, eso sí, no es un punto fuerte del Kimiya, así que si somos un poco escrupulosos o no estamos acostumbrados a los viajes de aventura, será algo que tener en cuenta. Las habitaciones están viejas, los muebles de metal oxidados y como decíamos antes, si se ha sufrido el acoso de las ratas imaginamos que otro tipo de insectos serán todavía más habituales. Teniendo en cuenta los precios económicos de Japón en cuanto a sus alojamientos, de otro tipo eso sí, como los hoteles cápsula, hay pocos motivos por los que visitar el Kimiya. Pero si queremos ahorrar al máximo o nos encontramos en un apuro, no podemos olvidar que sus habitaciones tienen un precio de unos 4 euros al cambio. Y esa es una tarifa difícil de superar en un país desarrollado como Japón.

Vía: Rocket News 24

Foto: pinboke_planetAapo Haapanen

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado