Hospedaje alternativo

, , Leave a comment

hospedaje alternativo 01
Para algunos pasar la noche en un hotel o seguir las rutas establecidas por las agencias de viaje no basta. Hay quienes piensan que el turismo debe ser una inmersión en una cultura ajena o en una ciudad o un país diferente a los nuestros y que para sumergirte de este modo es necesario salir de lo establecido. ¿Y cómo hacerlo? Con algo diferente: un hospedaje alternativo. Esta filosofía viajera tiene como objetivo cambiar la mentalidad de la gente para concienciarles de que existe otra manera de conocer el mundo. Para este tipo de viajeros la mejor forma de alojarse en otra ciudad o país es hacerlo en una casa local y así poder vivir de cerca todas las costumbres y rutinas de uno de los nativos de nuestro destino. Una costumbre que se ha puesto de moda en estos últimos años es el Couchsurfing.

La idea inicial la desarrolló Casey Fenton que en un viaje a Islandia envió miles de correos electrónicos a estudiantes desconocidos que residían en el país para poder alojarse gratuitamente en su casa durante su estancia. Le contestaron cincuenta personas. Fenton se dio en cuenta entonces de que su idea podía tener futuro y pensó idear una especie de red social a nivel global para que cualquier viajero tuviera un hospedaje gratuito y que además su anfitrión se convirtiera en guía local. Esta comunidad es Couchsurfing.org y ya tiene un millón de usuarios por todo el mundo.

Para participar en este intercambio gratuito de sofás tiene que haber plena confianza, bien en tu hoster (el que te ofrece su casa para alojarte) o bien en el surfer que va a dormir en la tuya. Por este motivo la página web de esta comunidad cuenta con un amplio sistema de referencias en el que los usuarios opinan sobre cada uno de ellos según la experiencia que han vivido. La reputación y las críticas, recibidas por gente de la comunidad que te conoce o a quien has recibido en tu casa, hará que tengas más o menos visitas como anfitrión. Asimismo, también es importante que los huéspedes sean educados y limpios y no abusen de hospitalidad ya que la mala fama también puede afectarles a ello y quedarse sin ofertas para poder dormir en otras casas.

Debido al éxito que ha tenido esta iniciativa y la buena acogida entre ciudadanos de todo el mundo, muchas empresas no han querido perder la oportunidad y han aprovechado para lanzar al mercado propuestas similares pero para gente que busca un poco más de intimidad. Wimdu posee en su página web diferentes ofertas de alojamiento en apartamentos, habitaciones de casas particulares, casas, chalets, incluso castillos, todos ellos distribuidos por todo el planeta.

Con una base de usuarios de tres millones de personas de diferentes países, esta plataforma logra poner en contacto a personas que desean hospedarse en un lugar más personal y económico con otras que desean alquilar una habitación o una casa que no utilizan. Esta empresa cuenta con una red de 235.000 alojamientos en más de 100 países, así que encontrar tu apartamento o tu chalet ideal no te será difícil. Este funcionamiento es prácticamente idéntico al de 9flats.com, pero además aconsejan a todos sus usuarios que establezcan contacto con su anfitrión o con su huésped para poder conocerle mejor y quizá , en el caso de los que alquilan su vivienda, darle algunos consejos para hacer turismo y visitar la zona. En ambos caso, tanto Wimdu como 9flats, ofrecen un seguro gratuito a todos sus clientes para daños de hasta 500.000 euros.
hospedaje alternativo 02
Pero estas no son las únicas iniciativas en este sentido. La web Airbnb tiene alojamientos disponibles en 192 países, 350.000 anfitriones y ocho millones de huéspedes. Su nombre proviene de colchón hinchable (air) y de la expresión bed and breakfast, utilizada por los hospedajes que ofrecen ambos servicios. Este sistema, además de una garantía de hasta 35.000 euros, busca la máxima seguridad verificando los perfiles on line de sus usuarios, comprobando sus datos personales facilitados en su identificación. También facilita la búsqueda de alojamiento por barrios, una vez se haya seleccionado la ciudad a la que se desea viajar.

No obstante, el espíritu del Couchsurfing se pierde en estas últimas propuestas, así como la confianza y las ganas de conocer gente y sitios nuevos desinteresadamente. Pero gracias a este nuevo movimiento también han surgido variantes y nuevas ofertas que buscan también profundizar en la cultura y la sociedad en la que se introduce el turista, el verdadero objetivo de estos alojamientos novedosos. Todas estas nuevas formas de hacer turismo, sin duda, ayudarán a los viajeros más aventureros a encontrar un alojamiento a su medida y disfrutar de un hospedaje alternativo y único.

Fotos / sergis blog y Wimdu

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado