Fantasmas en el Parador de Cardona

, , 1 Comment

Apariciones fantasmales

El Parador de Cardona ha sido un habitual de nuestras noticias en otras ocasiones, principalmente debido a la organización de noches especiales de Halloween. Pero la situación en relación a una de sus habitaciones, lejos de ser tomada a broma, ha comenzado a dejar mucha huella entre los administradores del parador. En estos momentos los responsables de este lugar, que ha sido elegido como uno de los mejores lugares donde disfrutar de una experiencia única y de tradición, han decidido que la habitación número 712 solo sea posible reservarla bajo petición expresa de quienes estén interesados. El motivo se encuentra en las muchas historias que se han escrito y narrado acerca de la habitación y el deseo de los responsables del hotel de introducir a visitantes que ignoren esta situación en un lugar donde puede ocurrir “cualquier cosa”.

La explicación de lo esotérico, de temas sin resolver y de si existen o no los fantasmas, los espíritus y todo ese tipo de cosas, queda al margen de nuestro interés. Como es habitual en este tipo de casos, cada visitante es libre de sentirse más atraído a creer en lo que puede ocurrir en un lugar aparentemente “encantado” como este. Este hotel, como muchos otros que se pueden encontrar siguiendo las novedades de Rumbo en Slideshare, proporciona una amplia cantidad de habitaciones en las que ocurre absolutamente nada de nada. La única habitación misteriosa y “fantasmal” del parador es la número 712.

¿Qué cosas son las que se han ido generando a lo largo de los años? Los testimonios de los clientes, algunos de ellos entusiasmados por la experiencia vivida, otros asustados y algunos con interés de recuperar el dinero invertido en su alojamiento, han contado sucesos inexplicables. Por ejemplo, que se abran los grifos del baño, que se escuchen ruidos muy extraños o que incluso se produzcan apariciones fantasmales. Otras personas, quizá sugestionadas por las historias, han narrado sueños muy inquietos que parecían reales, pero que se mantenían dentro de lo que todos hemos hecho en alguna ocasión mientras dormimos.

Se dice que ahora mismo solo los viajeros más valientes, aquellos que están abiertos a experiencias fantasmales o incluso quienes están dispuestos a no dormir para “ver algo”, son los que reservan esta habitación de la que la mayor parte de la gente prefiere alejarse.

Fantasmas en hoteles

La habitación 712 está alejada del núcleo del parador, nada más y nada menos que en su planta séptima y en el lado oeste del recinto. De obtener una de sus habitaciones cercanas tampoco debería haber ninguna preocupación, dado que los sucesos paranormales solo se producen en la habitación 712 y no en los demás lugares del hotel. ¿Pero qué es lo que los produce? ¿Cuál es la historia que se esconde detrás de las misteriosas noches que proporciona a sus visitantes?

La leyenda está vinculada con lo que le ocurrió a Adalés, una joven cristiana que se encontró con las dificultades que había entre las personas en el siglo XI. En aquel entonces, la chica cayó rendida ante un hombre musulmán, algo que no fue aceptado por su progenitor. Este se sintió tan enfadado y decepcionado por lo que había hecho su hija, que ordenó que fuera encerrada en la torre que se encuentra en el castillo. Allí murió sin poder salir del recinto, algo que trágicamente no era extraño en la época. Desde su muerte, dicen las historias que su espíritu, que no ha podido encontrar el descanso, continúa en las instalaciones del parador sin entender lo que ha ocurrido con el paso de los siglos. Y se desconoce la razón, pero la habitación 712 parece que es con la que más afinidad tiene el espíritu de la joven.

Cuando entra en la habitación, quizá como forma de responder al dolor que sufre en su alma, el espíritu se dedica a abrir los grifos, aparecerse o mover los muebles. Los empleados del hotel ya solo entran en la habitación en parejas y dicen que alguna vez han llegado a ver, al entrar, que todos los muebles están movidos formando un círculo en el centro del cuarto.

El parador se encuentra, eso sí, en uno de esos lugares que indudablemente tiene algo de magia a su alrededor. Porque está situado en un castillo, lo que hace que el primer acercamiento que hagan los visitantes al lugar esté caracterizado por la sorpresa.

La intención del castillo y del parador es que los viajeros puedan sentirse, casi por arte de magia, en plena Edad Media. El ambiente ayuda a ello, dado que el lugar está apartado de Barcelona, a alrededor de 100 kilómetros de distancia, en un sitio donde la modernidad deja paso a la tradición. El parador no duda en proporcionar toda la comodidad posible a los viajeros, pero al mismo tiempo les hace partícipes de una auténtica experiencia turística. Lo hace con una iglesia y una torre que se mantienen de su construcción lejana fechada siglos atrás. Todo se complementa con vistas exteriores y rurales con las que no habrá nada que aleje la mente de los viajeros de encontrarse como si estuvieran en el pasado.

Vía: Guía Repsol

Foto: Thank you for visiting my page.monkeywing

 

Una Respuesta

  1. José Andrés

    1 de Diciembre de 2014 23:21

    Buenas tardes,

    Me he hospedado una única vez en este parador y he de decir, que tanto su privilegiada zona en lo más alto de Cardona y sus callejuelas y estructuras son capaces de sumergirte en la época de la adinerada familia Cardona.

    También es muy recomendable hacer una ruta con guía para conocer los detalles y entresijos, entre otras, poder entrar a la torre de la Minyona (otro pinto de leyenda) o degustar algún plato en el restaurante del propio castillo.

    En cuanto a la habitación 712, me hospedé en la 614 y al hablar con los recepcionistas, no ponían ninguna traba para reservar la 712. También me gustaría indicar que en los ventanales superiores tras pasar el arco de la entrada, se han podido ver siluetas de mujeres de esa época.

    Un saludo!

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado