Equilibrio y armonía en el Hotel Ábaco de Altea

, , Leave a comment

altea2

Construido donde antes había una antigua panadería del siglo XVIII, el Hotel Ábaco de Altea (Alicante) aún mantiene el estilo de la época, con muebles sobrios de madera, paredes revestidas en piedra y baños de mármol blanco. Se encuentra a tan sólo unos pocos metros del centro urbano del municipio, al igual que de la zona costera. Por tanto, tiene una ubicación perfecta, ya que tanto si un día te apetece ir a pasar un día a la playa a tomar el sol, como si prefieres hacer turismo y conocer el pueblo; estarás a unos pocos pasos y no tendrás que preocuparte por coger el coche o buscar transporte público.

El Hotel Ábaco cuenta con un programa de fidelización, o lo que es lo mismo, un club destinado a los clientes más habituales. Se trata de una manera que tienen los dueños de agradecer a las personas que se alojan allí la confianza depositada en ellos; ofreciéndoles regalos y ofertas especiales. Así que ya sabes, si vas una vez y te gusta tanto que sabes que volverás algún día, puedes solicitar el “Pasaporte Ábaco”, con el cual recibirás varios “premios” por tu lealtad hacia el hotel.

En cuanto a sus habitaciones, por un lado tienes a tu disposición las habitaciones estándar; dentro de las cuales se incluyen la Copa América y la César. La primera se trata de una habitación doble superior cuya decoración rinde homenaje a la Copa América que se celebró en Valencia en el año 2007. En esta agradable habitación se mezclan los colores azules y los blancos, combinados con unos muebles estilo marinero, ideales si eres un amante del mar; y si te gustan los barcos y los veleros, mejor que mejor. Puedes escoger si quieres una cama doble o dos individuales, y además tendrás a tu disposición aire acondicionado, televisión vía satélite, conexión a Internet, minibar, caja fuerte, cuarto de baño completo (¡con bañera de hidromasaje!), y te ofrecen la posibilidad de añadir una cama supletoria o una cuna. Por otro lado, la Habitación César dispone de las mismas prestaciones, pero ambientada en el antiguo Imperio Romano; con bustos y elementos arquitectónicos de la época incluidos. En este caso los colores predominantes son el amarillo y el rojo; igualmente acogedores. Ahora sólo queda que te decidas por una de las dos, ¿qué prefieres adentrarte en el mundo marítimo o volver a la época del César?

Por otro lado, también están las Habitaciones Superiores, que tienen un mayor lujo y las hay de más tipos. En primer lugar, la Vieja Habana, también doble, aunque con cama king size; televisión, minibar…Ofrece la posibilidad de llevarte el desayuno, por si no te apetece bajar al comedor; eso sí, tendrás que pagar un suplemento de 5 euros por persona. Seguramente sea algo a lo que no estés acostumbrado, así que ¡aprovéchate, que para algo estás de vacaciones! La decoración de esta habitación te llevará a las antiguas haciendas de La Habana de la América Latina, con su mobiliario antiguo en tonos madera oscura. Otra opción que tienes es la Habitación Kashbah, que además de los servicios de la anterior también cuenta con una terraza propia con vistas a la Iglesia de Altea. La decoración es árabe, y está llena de pequeños detalles que te harán sentir como si estuvieras en una de sus antiguas ciudades; desde las lámparas hasta las mismas sábanas. Además es muy colorida y acogedora, ¿te animas?

altea

Seguro que ya estás deseando hacer tu reserva para ir al hotel cuanto antes, pero espera, que todavía hay más. La Habitación Moulin Rouge, es una encantadora evocación a la Belle Epôque Parisina de los años 20; ideal para parejas, dado el romanticismo que inspiran sus cortinas y sus sábanas rojas, con detalles como flores y copas de champán. Por último, aunque no por ello peor, tienes la Habitación Provenze, que como su nombre indica, está inspirada en la Provenza francesa. También dispone de una pequeña terraza, y en ella disfrutarás seguro de una estancia agradable, que te harán sentir que te encuentras en la mismísima campiña francesa.

¿Qué te parece todo lo que ofrece el Hotel Ábaco? Porque aún hay más; si eres un amante del arte puedes aprovechar y visitar la Galería Linda Caparo, creada por la fundadora y propietaria del Hotel, y que se centra en una pintura que trata de reflejar la naturaleza y los escenarios abstractos. Entre sus instalaciones también está el Salón “El Olivo”, un “rinconcito” en el que sentarse tranquilamente a tomar un té, a leer el periódico, o simplemente a charlar. También está disponible para realizar eventos; así que tanto si se trata de una celebración como si es una cena íntima, el salón estará a tu disposición.

Vía y fotos: Hotel Ábaco

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado