De hoteles, anécdotas, tragedias y rock and roll (2nda parte)

, , Leave a comment

Hace unos días compartimos en Que Hotel Reservo la primera entrega de un especial dedicado a recopilar algunas anécdotas y episodios que reúnen a dos mundos que, tras un primer vistazo, pueden parecer tan dispares como son el de los hoteles y el del rock and roll. Te propongo entonces continuar con este repaso de acontecimientos que han quedado en los anaqueles más curiosos del siglo pasado.

the_doors_-_morrison_hotel_-_front

El Motel Joshua Tree Inn, en Californa, más en específico, su habitación número 8 (hoy santuario de fans) ha sido el lugar “revelador” de Gram Parsons para, en septiembre de 1973, dar vida a su legendaria composición “The dark end of the street“.

Se sabe que aún hoy en día, con bastante anticipación, es posible reservar y hospedarse en este cuarto legendario del Joshua Tree Inn, una vez allí podrás aún encontrar el espejo original y la fotografía que por aquéllos años Parsons dejó, quizá sin saberlo, como parte de su legado.

Otros recordados en el mundo del Rock y por varios hoteles e incluso cadenas internacionales -tales como Sheraton, Hilton o Holiday Inn- es el baterista de The Who, Keith Moon, este inglés que cobró notoriedad mundial por más que por ser miembro de esta legendaria banda: por su carácter destructivo y por ser un “lanzador” empedernido de muebles y objetos por las ventanas de los hoteles en donde se hospedaba.


Un poco por su naturaleza violenta, y otro poco potenciado por el consumo excesivo de drogas, Moon era una especie de “niño terrible” y había logrado no ser muy bien recibido en los hospedajes, ya que varias anécdotas lamentables lo tenían como protagonista.

hotel-excelsior-roma

Una extrema, contada luego por el bajista del grupo John Entwistle, es que Moon llegó a encerrar al encargado de un hotel en un baño porque éste se había quejado de que hacían mucho ruido. Pero aquí no termina la historia: al parecer, tras encerrar al hombre, voló el baño.

No se sabe bien cómo, pero el encargado, afortunadamente, sobrevivió a este episodio. El que no sobrevivió mucho fue el mismo Moon, quién en 1978 murió en parte de acuerdo a su propia ley: por sobredosis con pastillas recetadas.

Si te mencionamos el Morrison Hotel, seguro que te suena: pues sí, no es más que el nombre y la portada del quinto disco de The Doors, que salió a la luz en 1970. En la ventana de este mismo edificio, tanto Morrison, su compañero Ray Manzarek y el resto de la banda fueron retratados e inmortalizados en lo que luego fue la tapa de esta recordada producción.

Aunque este edificio ya no funciona como hotel, sí se encuentra en pie, y está localizado en la calle South Hope de la ciudad de Los ángeles. Cuestión del destino o de la difusión de Morrison, este nombre pasó luego a ser internacional gracias al interés de un empresario londinense que lo popularizó con sus hamburguesas y mazorcas.

Y bien, para el final, dejo una anécdota más cercana en el tiempo que tiene como protagonista al también difunto Kurt Cobain, líder de Nirvana: otro músico innovador, creativo y “torturado” por su propio mundo que falleció víctima de sus propios demonios con un escopetazo en la cabeza en su propia casa de Seatle.

Pero sólo unos meses antes, Cobain ya había “jugueteado” con la muerte en el distinguido hotel Excelsior de Roma por una combinación de alcohol y drogas legales, mientras se encontraba de gira por Europa, la misma que también lo trajo a Madrid.

Fuente Elpais.com

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado