Alojamientos rurales sin niños

, , Comentarios cerrados

Alojamiento rural

Los hoteles rurales para adultos son una opción ideal para descansar de la rutina y reencontrarse a uno mismo sin tener que estar pendiente de los hijos propios o de los demás huéspedes del hotel. Además, este tipo de alojamientos acostumbran a tener un número reducido de habitaciones, por lo que evitaremos grandes aglomeraciones de visitantes como en algunos hoteles playeros y podremos recargar las pilas.

La nueva tendencia entre los alojamientos rurales en España es no admitir a los menores, lo que convierte esos hoteles y casas rurales en espacios de doble tranquilidad y descanso. Los principales huéspedes que eligen los alojamientos rurales sin niños son grupos de amigos, parejas sin hijos e incluso padres que buscan un fin de semana sin juguetes en la habitación, música infantil y actividades para disfrutar con la pareja en clave rural.

Turismo para adultos en el norte

Un buen ejemplo del turismo rural sin niños es el Hotel Casa Arcas de Villanova (Aragón) es un pequeño hotel rural que ofrece 12 cómodas habitaciones con vistas maravillosas a la montaña. Esta casa rural aragonesa está rodeada por jardines y situada en un lugar tranquilo, para poderse relajar al máximo durante unas vacaciones sin niños y disfrutar te tiempo de calidad con la pareja o con un grupo de amigos. Salir de la habitación va ser un reto pues todas ellas cuentan con una bañera de hidromasaje.

No obstante, los huéspedes que consigan escapar de las habitaciones pueden aprovechar el ambiente rural que rodea al Hotel Casa Arcas y practicar algo de ejercicio que no sea estar detrás de los niños en la piscina. El hotel dispone de una pista de tenis, así como de posibilidades de practicar senderismo, rafting y, en invierno, la práctica de deportes de nieve (la estación de esquí de Cerler está a 8km del hotel rural). Perfecto para los amantes de lo exclusivo.

Otro de los alojamientos rurales sin niños que podemos encontrar en el norte de la península es El Panadal, un alojamiento en Asturias pensado sólo para los adultos. La mejor época del año para disfrutar de este hotel es en otoño, pues El Panadal está situado en un bosque de castaños en el valle de Ardisana y desde la terraza del jardín o en el bar es fácil estarse horas contemplado las hojas de color tostado caer.

El encanto de la naturaleza de este paraje es el mayor atractivo del Hotel El Panadal, ya que desde cualquier habitación podremos tener una vista espectacular de las montañas de tonalidades rojizas. Este complejo hotelero rural ofrece solamente 12 habitaciones, pero todas ellas son modernas y elegantes con una decoración en la que impera la madera. Sin duda, una estancia rural pero con las comunidades necesarias para los viajeros sin hijos más exigentes.

Spas para adultos en medio de la Sierra

Los habitantes de la capital tienen cerca uno de los pocos alojamientos rurales cercanos a Madrid, El Bosque Madrid Sierra. Se trata de un complejo ubicado en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. El hotel organiza degustaciones de vino y productos regionales por lo que sólo nos libraremos de la tentación cayendo en ella y disfrutando de una copa contemplando el bosque rojizo.

Arbol en otoño

Asimismo, se trata de un hotel rural con mucho encanto dedicado a la salud pues cuenta con una piscina climatizada que poder disfrutar todo el año, baños turcos y duchas escocesas, así como de un circuito termal anti-estrés. Los huéspedes también podrán participar en clases de yoga o de meditación y desestresarse para volver al trabajo con más fuerzas.

Los alojamientos rurales sin niños no abundan, pero encontramos un perfecto exponente en Castilla y León: el Boutique & Spa Capítulo Trece. Este establecimiento ofrece una lujosa estancia en el corazón del pueblo medieval de Maderuelo, rodeado por el Parque Natural del río Raiza. El Capítulo Trece ofrece un SPA con jacuzzi, ducha de cromoterapia, sauna o zona de relajación. Salir de la zona de wellness de este alojamiento rural será un poco menos complicado gracias a la calidad de las habitaciones, algunas de ellas con vistas panorámicas al campo.

En la vecina Castilla la Mancha se encuentra un alojamiento de cinco estrellas con el objetivo de conseguir que hasta los más adictos al trabajo se relajen. La Casa Rural y Spa El Huerto del Abuelo es todo un oasis de tranquilidad, ubicado en medio de la Sierra Norte de Guadalajara. Ideal para escapadas en pareja, los huéspedes de este alojamiento rural podrán disfrutar del Spa con sauna, jacuzzy y servicio de masajes a la carta.

Relax y tranquilidad en el Sur

En Andalucía se encuentra la Casa Rural Huerta Santa Zita, en la localidad de Zufre. Este precioso complejo rural cuenta con una gran terraza y una piscina exterior en la que bañarse admirando las imponentes vistas de la Sierra de Aracena y los Picos de Aroche. En total, cuenta con 10 habitaciones que disponen de chimenea ?muy romántica en invierno?, con una decoración selecta que se aleja del clásico ambiente rústico. Asimismo, cuenta con un restaurante donde comer, ideal para pasar un fin de semana desconectados del mundo.

Foto/ Toprural y bluguia_pablo