Alojamientos para las vacaciones en la nieve

, , Leave a comment

hotel esqui

La primera nevada es uno de los momentos más esperados del año para sentimentales, niños y fanáticos de los deportes de invierno. Pasar las vacaciones en los picos nevados o hacer una escapada a una pista de esquí es una de las propuestas más comunes en los meses de más frío, pero tras enfrentarnos al dilema de la estación de esquí más adecuada para nosotros ? nos queda superar un segundo reto: ¿dónde alojarse?

Las estaciones de esquí cuentan con diferentes tipos de alojamientos, que cubrenlas preferencias y necesidades del viajero, con unos precios salvables para estudiantes matrimonios con niños o bolsillos de estudiantes inquietos. Y es que no es lo mismo pasar unos días en la nieve en familia y con los pequeños de la casa, planear una escapada romántica con la pareja en un hermoso paraje nevado o subir y bajar los descensos nevados con los amigos.

Cada ocasión requiere un tipo diferente de alojamiento que, en general, podemos encontrar en todas las estaciones de esquí de España o ubicadas los Pirineos franceses. Asimismo, el bolsillo también tiene voz y voto en la elección del alojamiento donde pasar unos días esquiando, practicando snowboard u otros deportes de invierno.

Los hoteles son la opción más cómoda para matrimonios con niños algo mayores o parejas que quieran hacer una escapada a una estación de esquí. Las pistas de esquí cuentan con hoteles de diferente categoría, por lo que sus precios son variados, pero todos cumplen con los requisitos para proporcionar una estancia cómoda que convencerá a los huéspedes más exigentes.

Una de las ventajas de elegir un hotel como alojamiento para unas vacaciones o escapada en los picos nevados es que son es los alojamientos más abundantes y más cercanos a las pistas de esquí, agrupados en complejos hoteleros casi a pie de pistas. En estos casos, debemos hacer una reserva que incluya el desayuno y la cena, ya que la comida se acostumbra a hacer en los restaurantes de la zona de descensos.

No obstante, en los pueblos cercanos es fácil encontrar hoteles donde hospedarse. El principal atractivo de estos es la cercanía de tiendas, restaurantes u opciones de ocio para pasar los ratos fuera de pista, una vez se regresa de esquiar. Además, estos alojamientos acostumbran a disponer de un servicio de transporte colectivo con el que trasladar a los huéspedes hasta las pistas de esquí, por lo que el coche puede permanecer quieto hasta el momento de terminar las vacaciones.

Los esquiadores que planeen una estancias larga pueden escoger alojarse en una residencia, ya que cuentan con todos los equipamientos necesarios para el día a día, por lo que son recomendados para viajeros inquietos o familias numerosas. Las residencias situadas en las cercanías de las estaciones de esquí están pensadas para que los niños puedan disfrutar de las tardes o mañanas con actividades pensadas especialmente para ellos, combinando de este modo una escapada para esquiar con unas vacaciones familiares.

Los grupos numerosos de amigos (de 4-12 personas) y sin miedo a coger el coche tienen como recurso el hospedarse en un Appart-hotel. Esta opción de alojamiento es muy común en las estaciones de esquí del Pirineo francés y ofrecen la posibilidad de combinar el ahorro que supone tener una cocina y varias habitaciones con la disponibilidad de habitaciones de un hotel. Sin embargo, si el presupuesto para las vacaciones en la nieve queda reservado para disfrutar de las pistas y el alojamiento es entendido sólo como un lugar donde dormir y ducharse podemos decantarnos por los albergues.

Hospedarse en un albergue es una opción por la que acostumbran a decantarse los grupos numerosos de jóvenes o estudiantes de “semana blanca”. Las ventajas de esta elección son el buen servicio y la posibilidad de compartir la habitación con un grupo de amigos. El ambiente imperante es el de la juventud, por lo que está especialmente contraindicado para las familias con niños pequeños, las parejas en viaje romántico o los viajeros que buscan algo de tranquilidad.

Para estos últimos, las habitaciones o viviendas por días pueden ser una de las formas de pasar las vacaciones de inviernos disfrutando de los deportes de invierno y sin llevarse la masificación de algunas pistas al lugar donde descansar. Las habitaciones de huéspedes son perfectas para una o dos personas con la mente abierta, ya que la casa se comparte con otras personas que no se conocen de nada entre ellas o cuentan con la presencia de los dueños.

De igual modo, también se pueden alquilar por días viviendas en las villas cercanas a las estaciones de esquí, una opción indicada para aquellos viajeros que buscan la tranquilidad lejos de un hotel o un albergue lleno de huéspedes. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no se cuentan con ventajas de otras formas de hospedaje y que debe preguntarse qué equipamientos (toallas, sábanas, productos de cocina) se incluyen en la casa antes de hacer las maletas.

Foto / Toprural

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado