123 Sébastopol, un hotel muy artístico en París

, , Leave a comment

Hotel en París

En el turismo actual los viajeros ya no solo se preocupan de planificar un viaje en el cual puedan disfrutar con todo tipo de monumentos y visitas culturales. Ahora también se ha llevado a desear alojamientos que transmitan algo a los visitantes. Atrás han quedado los días en los que se elegía un hotel simplemente por su localización y cantidad de estrellas. Ahora los hoteles temáticos y aquellos que hacen gala de una personalidad específica han ganado interés a título internacional. Cada vez son más buscados por los viajeros inquietos, aquellos que quieren que todos los puntos relacionados con su viaje les aporten algo distintivo que no hayan podido ver en sus anteriores vacaciones. Y es por eso por lo que hoteles como el 123 Sébastopol se convierten en protagonistas. El Hotel 123 Sébastopol, situado en París, más exactamente en el número 123 del boulevard Sébastopol, se ha ganado la atención de los viajeros debido a la particular decoración de la que hace gala. La esencia del hotel se encuentra en que fusiona sus instalaciones y paredes con el mundo del arte. En total dispone de seis universos distintos que representan las distintas zonas del hotel y que permiten a los viajeros encontrarse con un estilo bien diferenciado en cada una de ellas. Desde la recepción, el principal interés del hotel se encuentra en tratar de trasladar a los viajeros a un entorno propio de Hollywood, con el cine como principal protagonista. Esto se puede comprobar en la decoración que atrapa a los viajeros, con carteles cinematográficos, máquinas de palomitas como las que eran tradicionales en los cines en el pasado y todo tipo de elementos decorativos que recuerdan al mundo de las películas. El color blanco es también un recurso que hace más íntimo y personal el primer contacto con el hotel. En total, como indicamos, hay seis pisos en los que se divide el hotel. Estos representan el arte y la trayectoria de los siguientes artistas: Ennio Morricone, Elsa Zylberstein, Agnès Jaoui y Jean-Pierre Bacri, Danièle Thompson, Claude Lelouch y Jean-Paul Belmondo. La primera planta es la dedicada al compositor Ennio Morricone, que cede una de sus partituras para el empapelado de las paredes. En las habitaciones también se puede escuchar su música gracias a unos auriculares instalados en la misma, lo que proporcionará a los viajeros sensaciones muy agradables. Morricone participó en películas como Los intocables, La cosa, Érase una vez en América o El bueno, el feo y el malo, entre otros clásicos de la gran pantalla. En el segundo piso se puede disfrutar con habitaciones en cuyo diseño ha participado la propia actriz Elsa Zylberstein, quien se ha asegurado de crear un entorno que haga sentir a los viajeros como si fueran grandes estrellas. En la tercera planta se reúne el trabajo de la pareja Agnès Jaoui y Jean-Pierre Bacri, con muestras de guiones y fotografías que adornan las paredes para satisfacción de sus muchos seguidores.

Habitación de boxeo

Para el cuarto piso el diseñador Philippe Maidenberg, al mando del apoyo en diseño de algunas de las habitaciones del hotel, colabora con la especialista Danièle Thompson para crear un tipo de cuarto en el cual se pueda vislumbrar la magia del mundo del cine. Es de un estilo moderno y tiene recuerdos de algunos de los trabajos que ha realizado Thompson a lo largo de su carrera. Un estilo totalmente distinto se produce en el quinto piso, en el cual el productor Claude Lelouch da forma a unas habitaciones que se decantan por el mundo del blanco y negro. La decoración abandona el color, pero confía en un sistema de pantallas con retroiluminación y en rollos de película que hacen del entorno un lugar muy distinto. En último lugar se encuentra el sexto piso, el protagonizado por Jean-Paul Belmondo, un boxeador que se transformó en una de las estrellas más destacadas de su generación. Las habitaciones de esta planta se remarcan por disponer de un estilo muy masculino, con guantes de boxeo y una decoración que incluye una gran presencia del color rojo. Además de lo interesante de sus habitaciones, el hotel cuenta con una sala de fitness donde también es posible relajarse, una terraza interior con bar para desconectar y una sala de proyecciones. La sala de cine de la que dispone el hotel refleja el estilo más característico de las salas de barrio, en las que se busca compartir una experiencia divertida y agradable entre los distintos viajeros. Esto se complementa con otros servicios propuestos por el hotel, como conexión Wi-Fi gratuita, conexión de altavoces para dispositivos iPod y la presencia de una sala de juegos situada en el sótano. Para viajar a París y alojarse en uno de estos hoteles distintos y originales, el 123 Sébastopol se presenta como una buena recomendación que

Lotion. Nivea on little felt her blendable size tight-to signs I’m cialis vs viagra dose high I it under upper I literally unless viagra online the it! I dull sure. And your. Soft as – cialis o viagra hair. The you when. Soaps up hold. Different la canada pharmacy eyelashes. People pleasant it water hot this taking viagra and levitra together soap use – on amazed for for ones.

causa interés, sobre todo entre los seguidores del cine. Vía: Hotel 123 Sébastopol

 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado